Iniciativa

Expedición Yukón 2012

Descenso en canoa de los ríos Eagle, Bell, Porcupine y Yukón. Canadá y Alaska 2012. Por Hilo Moreno

El Gran Norte

En mi caso el deseo de conocer el Gran Norte nace de las historias de aventuras. Aquellas que todos o casi todos tenemos perdidas en nuestras cabezas, dormidas en algún rincón esperando ser despertadas. Autores como Jack London, obras como El Oso o Colmillo Blanco despiertan en nosotros una idea abstracta de aventura donde se mezcla el frío, las bestias salvajes, el bosque y la lucha por la supervivencia dentro de la Naturaleza. Fuerte y lejana pero con un regusto familiar, como de algo ya vivido, algo que dormita en los genes que corren en nuestra sangre y que tiende a despertarse por la noche, al calor de una lámpara, en un sillón con un libro entre las manos. Un libro que nos hace viajar y que cuenta entre sus páginas con algún mapa pequeño y preciso.

De todo ello nace mi deseo de viajar a Alaska y al Territorio del Yukón donde he pasado un par de años trabajando en una empresa de viajes de remo y aventura. Este verano, el tercero en la cuenca del río Yukón mi intención era diferente: Quería un viaje más largo, a un lugar más recóndito, más perdido. Este viaje lo llevaría a cabo con Daniel Requena, amigo y compañero de prácticamente una vida.

Muchos meses nos ha llevado la preparación del viaje, meses dedicados a diseñar un recorrido factible por zonas casi vírgenes de nuestro planeta. Los desplazamientos en el norte de Alaska y Canadá son extremadamente caros pues han de hacerse por agua o aire al no existir apenas carreteras. Para ello dirigí mi atención hacia las dos carreteras más famosas dentro del norte americano: DempsterHighway y Dalton Highway. Conectaría ambas a través de varios tributarios del río Yukón, comenzando en Eagle River, pasando brevemente por Bell River y navegando la totalidad de PorcupineRiver para desembocar en YukonRiver cerca de Dalton Highway.
Más Información

www.hilomoreno.com

Diario

Galería fotográfica