Juan Menendez Granados

Tras haber completado con éxito en tres meses muy calurosos los 5.001 Km de travesía completa del continente australiano del Oeste al Este, Juan Menendez comienza ahora la segunda parte de su desafío con el recorrido de 1.000km por la Mackenzie Highway, una winter road en el norte de Canadá.

La carretera de invierno o winter road aprovecha el invierno para cruzar áreas donde lagos y pantanos hacen imposible en verano el tráfico de cualquier tipo de vehículos. Estas carreteras o caminos hacen posible la conexión con puntos cercanos al Círculo Polar Ártico, en donde se encuentran algunos pequeños núcleos habitados y minas de gran valor, como es el caso de las minas canadienses de diamantes.

Llegada la época invernal, equipos especializados reclutados por los propietarios de las minas y con participación del estado, se desplazan a la zona con equipos pesados. Estos se encargan de la limpieza de la nieve superficial, para crear el corredor por un trazado previamente definido. La profundidad del hielo se mide y donde es necesario se refuerza con agua extraída de los propios lagos que, al helarse, aumenta lo suficiente el espesor del hielo para permitir el tráfico de camiones pesados y otros vehículos. Durante la época de utilización, poderosos quitanieves mantienen limpia la superficie del hielo.

En la estación propicia, estas carreteras se mantienen en funcionamiento, aunque normalmente están limitadas para todo otro tráfico que no sea el mencionado.

Juan ha conseguido los permisos necesarios para hacer un tramo de unos 1.000 km, por la Mackenzie Highway, una carretera sobre el hielo, saliendo de Yellowknife para tras una etapa de conexión de 500 km, entrar en la Western Ice Road en Fort Simpson al sur del rio Mackenzie junto al Slave Lake.

Su camino sigue generalmente el trazado del gran rio Mackenzie por el norte, bordeando la cordillera del mismo nombre, extensión de las Rocosas, y termina en Fort Good Hope, cerca del Círculo Polar Ártico.

El itinerario le llevara entre dos y tres semanas en los que sufrirá, en solitario y sin ayuda exterior los rigores de un clima donde la temperatura media oscila entre los -20 y -30ºC. Durante el camino encontrara Wrigley (200 hab), una pequeña ciudad con aeropuerto, algún núcleo habitado por nativos, y cruzara también alguna explotación petrolífera. La zona es de gran belleza, y contiene muchos recursos naturales inexplotados. Las actividades cinegéticas son tradicionales: el trampeo, la caza y la pesca

Dentro de sus posibilidades, Juan Menendez enviara crónicas a la SGE mostrando detalles del paisaje y de las peculiares condiciones de vida de quienes encuentre.

Galería

Diario

Diario 1

12/04/09

El deportista asturiano Juan Menéndez Granados concluyó este domingo, 12 de abril de 2009, en Colville Lake, en el estado canadiense de los Territorios del Noroeste, la expedición ‘Canadian Western Arctic Ice Road’, durante la que recorrió 1.571 kilómetros hasta cruzar el paralelo del Círculo Polar Ártico. Gran parte de este trayecto discurría por ice roads, carreteras construidas durante el invierno aprovechando el hielo como pavimento.

Estas carreteras son muy populares en países como Canadá, Suecia, Finlandia, Noruega y Rusia, donde constituyen la única alternativa para que el tráfico rodado acceda a asentamientos aislados o explotaciones mineras y petrolíferas. En concreto, la ice road por la que transcurrió la travesía es la única del estado de los Territorios del Noroeste de Canadá que cruza el paralelo del Círculo Polar Ártico.

Además de las dificultades propias de la distancia recorrida de forma ininterrumpida durante 19 etapas, los principales obstáculos que tuvo que superar en esta expedición estuvieron ligados a la climatología pues afrontó temperaturas mínimas de hasta -30º, pero también tuvo que salvar el incremento de las máximas propio del final del invierno boreal, que fue deteriorando paulatinamente las ice roads .

El deportista asturiano inició la ‘Canadian Western Arctic Ice Road’ el pasado 25 de marzo en Yellowknife, en el Gran Lago del Esclavo y tras avanzar en dirección noroeste hasta Fort Simposon, ascendió por el valle del río Mackenzie en dirección norte hasta superar el paralelo del Círculo Polar Ártico. Como en todas sus expediciones, afrontó esta ruta en mountain bike y en solitario, sin apoyo logístico, lo que le exigió ser autosuficiente durante etapas de varios días sin puntos habitados en que avituallarse, circunstancia que le obligó a arrastrar un equipo de 70 kilos. Durante el trayecto sufrió importes rozaduras en las rodillas ocasionadas por rigidez de las prendas utilizadas para soportar las bajas temperaturas.

No es la primera vez que Juan Menéndez Granados se enfrenta a una travesía ártica. Entre marzo y abril de 2008 recorrió los 2.300 kilómetros que separan Helsinki del Cabo Norte, el punto más septentrional de Europa. Además, apenas hace dos meses que finalizó la ‘Australian Infernal Track’, expedición en la que cruzó el continente australiano de oeste a este a través de sus principales desiertos y donde se enfrentó a unas condiciones opuestas a las que acaba de experimentar en Canadá. Durante los tres meses que duró su aventura australiana soportó temperaturas superiores a los 45º y una escasez extrema de agua.

Menéndez Granados afrontó la ‘Canadian Western Arctic Ice Road’ apadrinado por la Candidatura Olímpica Madrid 2016, la Sociedad Geográfica Española, 100 Ciudades por la Paz y Atmosférica asi como varios patrocinadores comerciales que le apoyaron con fondos y material (Formastur, Dispal, Sentido Común Internet, Ayuntamiento de Gijón, Integral de Prevención, Formación Técnica Logística, Ortlieb, Oxígeno y Bicicletas Felt)